Rechazaron una jugada de la UIF para postergar más la definición del juicio por la obra pública contra Cristina Kirchner

Rechazaron una jugada de la UIF para postergar más la definición del juicio por la obra pública contra Cristina Kirchner

Cristina Kirchner en una de las audiencias del juicio oral (Télam)
Cristina Kirchner en una de las audiencias del juicio oral (Télam) (EGURZA_VICTORIA/)

El Tribunal Oral Federal (TOF) 2 rechazó hoy postergar para agosto el inicio de los alegatos en el juicio oral por las presuntas irregularidades en la obra pública al empresario Lázaro Báez en el que está acusada la vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner. Los alegatos -la etapa en la que se piden condenas y absoluciones- están previstos para el próximo 11 de julio a cargo de la Unidad de Información Financiera (UIF), un organismo del gobierno nacional que actúa como querellante en el caso.

En la audiencia de hoy, el abogado de la UIF Diego Duarte pidió que los alegatos no comiencen en julio, sino el 16 agosto. Duarte explicó que su organismo es el primero en alegar y que por lo complejo y voluminoso de la causa necesitaba más tiempo para su trabajo. El abogado propuso que si no se aceptaba la fecha 16 de agosto, se posterga para el 1 de agosto, fecha en la que iba a alegar la Oficina Anticorrupción antes de que se retire el proceso.

Pero los jueces Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Gorini y Andrés Basso rechazaron el pedido. Explicaron que el comienzo de los alegatos fue informado el 3 de junio, con un más de un mes de anticipación para que las partes tengan tiempo de prepararlo. Así, el TOF 2 ratificó que la UIF iniciará los alegatos el 11 de julio a las 9:30 horas. Tendrá tres audiencias. El lunes, miércoles y viernes de esa semana. Luego será el turno del fiscal Diego Luciani -a quien le concedieron nueve audiencias para su exposición- y después cada una de las defensas de los 13 acusados.

Junto con Cristina Kirchner y Báez están acusados el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, el ex secretario de Obras Públicas José López, el ex director de Vialidad Nacional Nelson Periotti, ex funcionarios de Vialidad Nacional y de Santa Cruz. La imputación es que desde los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner las empresas de Báez recibieron 51 obras públicas viales para Santa Cruz de manera irregular porque se otorgaron con sobreprecios, sin que las compañías tengan la capacidad para hacer las obras o porque cobraron la totalidad antes sin terminarlas. Se juzgan los delitos de asociación ilícita y defraudación a la administración pública.

El juicio comenzó en mayo de 2019, es el primero que afronta Cristina Kirchner y la expectativa es que el veredicto se conozca antes de fin de año.

En la audiencia de hoy, el Tribunal Oral resolvió que prueba que se incorpora por lectura el juicio y luego Abel Fatala, ex subsecretario de Obras Públicas y uno de los acusados, pidió ampliar su declaración indagatoria.

El ex funcionario -que es defendido por el abogado Lucio Simonetti- señaló que en la subsecretaría de Obras Públicas tenía como función la elaboración y ejecución de la política nacional de la obra pública excepto las hídricas y viales. “La Subsecretaría de Obras Públicas no tenia ningún tipo de injerencia en materia de obras viales e hídricas que forman parte de la Secretaría de Obras Públicas”, dijo Fatala.

Abel Fatala declaró en el juico oral (DyN)
Abel Fatala declaró en el juico oral (DyN)

Sobre las 51 obras viales que se discuten en el juicio, Fatala señaló que “no hay ninguna intervención por parte de la Subsecretaria de Obras Públicas de 2003 en adelante”. “Gran parte de las 51 licitaciones se iniciaron antes de que yo asuma en septiembre de 2008. No había ningún pase a la Subsecretaria ni de los expedientes de vialidad nacional ni tampoco informes de la SIGEN ni de auditoria interna. Los informes iban directamente a la Secretaria de Obras Públicas”, agregó. También sostuvo que cuando Javier Iguacel, primer director de Vialidad Nacional del gobierno de Mauricio Macri, presentó la denuncia en 2016 que dio inicio al juicio no involucró a la Subsecretaria de Obras Públicas.

Luego de su declaración, Fatala aceptó preguntas de las partes. Fue el único de los imputados que declaró en el juicio que aceptó responder preguntas. El fiscal Luciani le consultó por su relación con López, De Vido, Néstor y Cristina Kirchner y Báez.

“Con López tenía un vínculo de trabajo. Lo conocí en la gestión cuando asumí, antes no lo conocía”, respondió. Sobre De Vido sostuvo que lo conoció en la campaña presidencial de 2003 de Néstor Kirchner ya que era el coordinar de los equipos. “Yo era ministro de la ciudad de Buenos Aires y tenia reuniones en ese rol con lo que podía ser el futuro ministro de la nación. Pero nunca tuve relación personal”, dijo Fatala que entonces era ministro de Obras Pública de Macri cuando era jefe de Gobierno porteño.

“A Néstor Kirchner no lo conocí, si en algún acto estando en la gestión pero nunca una relación personal. A Báez lo conocí en el juicio oral. Le dije ´es la primera vez que estrechamos la mano´. En mi gestión no escuché sobre Báez, lo que sabía era por los medios”, sostuvo.

El fiscal le marcó que otro de los objetivos que tenía como subsecretario era el de ser contralor de la Dirección Nacional de Vialidad y le preguntó cómo ejerció esa función. “El termino contralor remite a auditoría pero la intervención que teníamos tiene que ver con lo recursivo de un expediente que llegaba a la Secretaría de Obra Pública y lo reenviaba. Contralor no es control. Contralor tiene un sentido distinto”, respondió Fatala.

Tras su declaración, el tribunal dispuso que el juicio continúe el 11 de julio con el inicio de los alegatos.

SEGUÍ LEYENDO:

“Internismo exasperante”: un documento oficial anulado revela más acusaciones y dudas dentro del equipo energético del Gobierno