9 perlitas poco conocidas del primer partido de Messi en la Selección: el blooper en la citación, la orden apenas pisó Ezeiza y cuánto costaba la entrada

9 perlitas poco conocidas del primer partido de Messi en la Selección: el blooper en la citación, la orden apenas pisó Ezeiza y cuánto costaba la entrada

El 29 de junio de 2004, entre 200 y 500 personas, según las estimaciones periodísticas, se sentaron en los escalones del estadio de Argentinos Juniors para ser testigos de la historia. Las entradas populares costaban apenas cinco pesos; las plateas, 10. Son curiosos datos recopilados por el libro Messi, el genio completo de Ariel Senosiain. “Claramente todos los que asistimos esa noche sabíamos que iba a ocurrir un acontecimiento especial”, aportó Diego Santonovich, periodista presente en aquel recinto en el que la magia matizaba el viento gélido. Esa noche, un Lionel Messi de 17 años firmó con sus botines su compromiso eterno con la selección argentina. En un amistoso-excusa ante el combinado Sub 22 de Paraguay, la Albiceleste se impuso por 8 a 0 y la Pulga quedó “blindada” ante los embates de España para quedarse con su talento.

El rosarino saltó al campo con el dorsal N° 17, anotó el 7-0 y asistió a Pablo Vitti y a Federico Almerares en otras dos conquistas. Antes y durante aquel encuentro iniciático, el punto de partida de un idilio que halló su pico en la Copa América (y que pretende elevar la cumbre en Qatar 2022), arreciaron las peculiaridades, pequeñas historias que construyen lo que ya es una leyenda.

Mucho se habló del video que recibió Claudio Vivas, ayudante de campo de Marcelo Bielsa, que al ver la cinta le solicitó, incrédulo, a su colaborador: “Ponelo en velocidad normal”. También de las señales que obtuvo Hugo Tocalli en el Mundial Sub 17 de Finlandia, donde hasta el cocinero de España le espetó: “Oye, Tocalli, si tú tenías a ese chaval del Barsa eras campeón”. O del diálogo entre el propio ex arquero y Julio Grondona para pergeñar los amistosos ante Paraguay y Uruguay en pos de espantar los fantasmas que azuzaban desde Europa. Pero la perla fue el método, artesanal, sublime, que utilizó Omar Souto, Gerente de Selecciones Nacionales, para dar con el prodigio y comunicarle la buena nueva de la citación.

“Me fui del predio de Ezeiza a un locutorio en Monte Grande. Pedí una guía telefónica de Rosario, sólo sabíamos que era rosarino. Arranqué la página donde estaban los números de los Messi, hice una llamada cualquiera a mi casa para justificar que había entrado y volví al predio para rastrearlo. A la primera cercana que ubiqué fue a la abuela. La abuela de Lionel me pasó el contacto del tío. El tío, el del padre. Llamé al padre, me presenté y le dije que queríamos contar con su hijo, con el detalle de que le erré al nombre: siempre había escuchado que Leo es el apodo de los Leonardo”, narró Souto en la imperdible obra de Senosiain.

Ya en su desembarco en el complejo de Ezeiza se topó con los valores y las reglas que transmitían Pekerman y su equipo. “¿Cómo no me voy a acordar de ese primer día? Llegó acompañado por el padre y el representante. Salió el preparador físico, que era (Gerardo) Salorio y le dijo: ‘Si no te cortás el pelo, no podés jugar’. Decí que no le hizo caso, ja. Tenía unas ganas de jugar para Argentina… Hablando con los dirigentes de España en Mundiales, se acercan y nos dicen: ‘Lo tentamos de todas las formas posibles, y nunca quiso aceptar jugar para nosotros’, le aportó el Gerente a Infobae.

Los compañeros lo conocían más por nombre o referencias que por imágenes. En el 2004 no habían explotado las redes sociales. Si hasta Bielsa debió apelar a un VHS para profundizar en su velocidad supersónica. No hizo falta socializar demasiado para que las jóvenes promesas que lo rodeaban comprobaran la verosimilitud del diamante en bruto del que tanto hablaban. “Cuando lo vimos jugar nos miramos entre todos. Agarró la pelota y aceleró de 0 a 100 como si nada”, se sorprendió Pablo Barrientos, entonces figura de San Lorenzo, que en el mentado partido de blindaje marcó dos goles y terminó dejando su lugar para abrirle de par en par la puerta albiceleste a la gema oculta en Barcelona.

“Nunca lo digo, pero lo tengo en mi memoria. Son esas cosas que me guardo para mí, no las comento mucho. Si lo dice otro me hago el tonto, digo, ‘capaz que sí, que fue así’, ja”, se divirtió el Pitu, que participaría del Sudamericano Sub 20 de 2005 junto a la Pulga.

Ezequiel Lavezzi, Ezequiel Garay, Federico Almerares (dos), Pablo Vitti y Messi cerraron el abultado score. “El partido fue una excusa, Argentina goleó, no tuvo oposición, y cada pelota que tocó Messi provocó que todos los ojos lo miraran. Cada movimiento suyo era observado con atención y ya en ese momento empezó a mostrar cosas de las que luego vendrían tanto con la Selección juvenil como con la Mayor”, describió Santonovich, que cubrió el partido para Olé y hoy se desempeña como Coordinador de Social Media en la Liga Profesional de Fútbol de la AFA.

Ni el 10, ni el 30: Messi saltó al campo con el dorsal 17... Y mostró detalles de su generoso repertorio
Ni el 10, ni el 30: Messi saltó al campo con el dorsal 17… Y mostró detalles de su generoso repertorio

“Después del partido, los pocos periodistas que habíamos ido a la cancha, porque si bien la cobertura era exclusiva para Messi, no éramos muchos los medios, fuimos a buscar la palabra de Leo, que muy tímido aceptó hablar con la prensa, y muy cordialmente le dedicó minutos no sólo a una conferencia de prensa improvisada en el hall central de la cancha de Argentinos, sino que también habló con todo el que lo requiriera en particular, siempre acompañado por su padre Jorge. Recuerdo que él manejaba la situación del contacto con los medios y hasta pasaba su teléfono como puente para mediar entre la prensa y Leo”, describió una escena hoy inverosímil, pero hasta lógica en tiempos de descubrimiento.

“Fue una jornada particular, con cierta emotividad, sabiendo que se estaba gestando algo, pero lo que vino después terminó marcando que lo que esperábamos fue mucho más. Terminamos siendo testigos del debut del mejor jugador de todos los tiempos con la camiseta de Argentina y eso queda guardado por siempre”, puso en valor Santonovich.

Algunos no sólo atesoran el recuerdo. Pablo Alvarado, defensor ex Ciclón, también puede ufanarse de haberse quedado con algo que pertenecía al astro. “Habíamos jugado el primer partido con Paraguay, cuando debutó Messi en la Selección, y después viajamos a Uruguay. Había una plata de viáticos, y justo el que me la da me dice ‘no tengo dos billetes de 50, te doy 100 y 50 son para Leo’. Me acerqué a él y le dije: ‘No tengo 50 para darte, ¿vos tenés?’ ‘No, no, tranquilo, después me los das’, me respondió. Pasó el tiempo y no lo volví a ver. Así de simple. Es mi anécdota con Messi, porque después no tuve la suerte de jugar más con él, por lo menos me quedó esa anécdota”, detalló el zaguero en diálogo con Infobae. Un souvenir que vale mucho más que lo que dictamina el billete…

SEGUIR LEYENDO:

La mano derecha de Bilardo y Maradona cuenta todos sus secretos: la única orden que Diego le daba a Messi y qué decía de la Pulga en la intimidad

El misterio detrás de los dos históricos goles de Maradona a Inglaterra en México 86: qué pasó con la pelota